ESPAÑA SE SECA

Olas de calor y sequías históricas nos empujan a una crisis hídrica sin precedentes, potenciada por el gran #ROBODELAGUA en nuestro territorio.

ES SEQUÍA / 
ES SAQUEO

 

España se queda sin agua y atraviesa su año más crítico tras sufrir olas de calor y sequías históricas que han dejado a nuestros ríos, humedales o acuíferos bajo mínimos

Y lo peor está por llegar, ya que las previsiones climáticas apuntan una escasez de agua cada vez mayor, debido al cambio climático y a la proliferación descontrolada, y en muchos casos ilegal, de cultivos de regadío intensivo e industrializados que consumen el 80% del agua de nuestro país, agotando nuestras reservas hidrológicas. 

Un auténtico robo del agua que afecta a miles de hectáreas en España, esquilmando nuestros recursos hídricos, secando acuíferos, ríos y humedales y poniendo en riesgo nuestro propio abastecimiento, ante los ojo de las autoridades responsables de la gestión del agua y de toda la sociedad. 

 

AYÚDANOS A EVITAR UN FUTURO DESOLADOR

 

Un nuevo estudio de WWF estima que España será uno de los países europeos con mayor riesgo de sufrir estrés hídrico crítico en menos de 30 años, si no se toman medidas. En 2050 tres cuartas partes de la población española podrían sufrir una escasez extrema de agua, siendo ciudades como Sevilla, Granada, Córdoba o Murcia las que se vean más afectadas de todo el continente europeo.

Para evitar este escenario desolador, desde WWF reclamamos un cambio profundo hacia un nuevo modelo de gestión del agua en nuestro país, en el que la demanda se ajuste a unos menores recursos hídricos disponibles por el cambio climático y se persiga y erradique el saqueo ilegal del agua, para poder garantizar agua para la naturaleza y las personas. 

 

EL GRAN ROBO DEL AGUA

 

En España, donde el 75% de nuestro territorio se encuentra en peligro de sufrir desertificación, el 80% del agua se destina a usos agrarios, principalmente al riego de cultivos cada vez más industriales y descontrolados. Este tipo de regadío llega a consumir hasta 100 veces más agua de lo que necesitan los 3 millones de habitantes de la ciudad de Madrid en un año. 

Y en aquellas zonas donde no existe ya agua disponible en ríos y embalses, se hace un uso excesivo del agua subterránea, secando manantiales y acuíferos y poniendo en peligro las reservas de agua para todos. Somos ya el país con mayor sobreexplotación de agua de Europa: uno de cada cuatro acuíferos en España están declarados como sobreexplotados. 

Por no hablar del agua que se consume de forma ilegal: se estima que actualmente existen más de medio millón de pozos ilegales en toda España, ante la impasividad de las autoridades.

Algunos de los casos más graves de este "robo del agua" son el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, un humedal convertido en un claro ejemplo de cómo el desierto avanza en la península Ibérica, y el Parque Nacional de Doñana asediado por más de mil pozos y miles de hectáreas de cultivos de regadío ilegales.

 

¿ES POSIBLE EVITAR SER UN DESIERTO?

 

Para evitar que España se convierta en un desierto, en WWF llevamos años trabajando en la búsqueda de soluciones para esta terrible crisis hídrica, denunciando el robo del agua ante las autoridades y solicitando el cierre de todos los pozos y fincas ilegales, desarrollando proyectos piloto de ahorro de agua, usando nuevas tecnologías y promoviendo prácticas agrícolas sostenibles y adaptadas a las actuales condiciones climáticas, proponiendo medidas para mejorar las políticas de aguas. Y luchando por conservar nuestros acuíferos, nuestros ríos y nuestros humedales e impulsar la restauración de los ecosistemas acuáticos, la biodiversidad que alojan y los servicios ambientales que proveen a la sociedad.

Pero ahora, más que nunca, necesitamos tu ayuda y tu apoyo para hacer frente a esta grave crisis hídrica.

 

ACTÚA Y SALVEMOS EL AGUA DE LA EXPLOTACIÓN DESCONTROLADA E ILEGAL

 

Firma para exigir al Gobierno y a las Comunidades Autónomas un giro en su política agrícola y del agua:

  • Persiguiendo y erradicando el robo del agua con todos los medios necesarios. 
  • Ajustando las demandas del regadío a los escasos recursos hídricos disponibles, reduciendo la superficie de regadíos y prohibiendo la creación de nuevos. 
  • Invirtiendo en nuevas tecnologías para el ahorro de agua doméstica e industrial y en nuevos modelos urbanos y de cultivos sostenibles.
  • Trabajando por recuperar la biodiversidad y la salud de ríos, humedales y acuíferos para hacerlos más resilientes a los efectos del cambio climático.

Solo tú puedes ayudarnos a garantizar un futuro con agua para las personas y la naturaleza. 

 

FIRMA Y COMPARTE NUESTRA PETICIÓN