NO más VENENO al Mar Menor

Cada segundo 650 litros de agua contaminada por fertilizantes llegan al Mar Menor.

El Mar Menor se muere ante nuestros ojos. Una vez más, sus aguas se han vuelto de color verde y marrón y cientos de miles de peces y otros animales marinos agonizan en sus orillas por falta de oxígeno en el agua. La causa la conocemos desde hace mucho: cada día cinco toneladas de nitratos y fosfatos entran en la laguna a través de las ramblas procedentes de la agricultura intensiva que ha crecido sin ningún control.

Sí, aunque parezca increíble, cada segundo 650 litros de agua envenenada por fertilizantes entran en el Mar Menor. Por eso WWF y ANSE hemos denunciado en numerosas ocasiones la impunidad con la que durante años miles de hectáreas de agricultura industrial, altamente intensificada e impactante han crecido en el Campo de Cartagena ante la pasividad de las administraciones que debían controlarlas.

Las alertas no han sido escuchadas y una vez más los vertidos de esta agricultura insostenible combinados con el calor el verano han convertido el Mar Menor en una bomba ecológica que ha vuelto a estallar.

El Mar Menor es un ecosistema único y merece respeto. Es la laguna salada más grande de Europa, habitada por animales tan asombrosos como las anguilas, nacras, langostinos, doradas o los preciosos caballitos de mar. Una joya ecológica que debe ser protegida y restaurada y para lograrlo debemos acabar de una vez por todas con la agricultura insostenible  antes de que la situación del Mar Menor sea irreversible.

Firma y comparte esta petición para exigir al Gobierno de Murcia que de una vez por todas sancione, elimine y restaure las más de 8.500 hectáreas de regadio intensivo e ilegal que existen en la actualidad y a la Confederación Hidrográfica del Segura que refuerce los mecanismos de inspección y sanción y ponga en marcha las medidas necesarias para detener la llegada de agua envenenada al Mar Menor.

Actúa ahora. Con tu ayuda aún podemos devolver la vida al Mar Menor.