STOP INCENDIOS

Nos enfrentamos a los peores incendios del siglo XXI en España, con miles de hectáreas calcinadas en espacios naturales de vital importancia.

NO PERMITAS QUE ESPAÑA ARDA SIN CONTROL

El incendio de la Sierra de la Culebra (Zamora) se ha convertido ya en el más grave del siglo XXI, afectando a una superficie de más de 30.000 hectáreas de un espacio natural muy valioso, en el que habita la población con mayor densidad de lobos de toda Europa. Y dejando tras de sí graves daños sociales para el medio rural y las personas que lo habitan. 

 

Nuestro país es víctima habitual de los incendios forestales  con cerca de 12.000 siniestros cada año, que arrasan una superficie equivalente a 100.000 campos de fútbol y que lamentablemente cada vez son más frecuentes.

 

La combinación de olas de calor prolongadas, sequías y baja humedad, unida a una vegetación muy seca y al abandono en la gestión de los bosques nos coloca en un alto riesgo de sufrir grandes incendios forestales, de una virulencia hasta ahora desconocida.

 

¿Cómo evitarlo? Ayudándonos a transformar el territorio hacia paisajes más resistentes al fuego, invirtiendo en desarrollo rural, promoviendo políticas que generen empleo y fomenten las actividades económicas sostenibles como la ganadería extensiva o la gestión forestal responsable. Con bosques y masas forestales más resistentes al cambio global, conseguiremos que el propio paisaje sea el mejor cortafuegos.

 

UN PLANETA EN LLAMAS

El fuego no entiende de fronteras. Cada año, arden de media 375.000 hectáreas solo en el Mediterráneo, una zona donde los ecosistemas son especialmente vulnerables al cambio climático.

 

Estos gravísimos incendios en España nos recuerdan también a los sucedidos en Australia, California, Chile o incluso Portugal, en los que en 2017 se cobraron más de 100 víctimas mortales. Los incendios forestales recorren el planeta y han llegado a paisajes hasta ahora ajenos a este problema, como Canadá o el Círculo Polar Ártico, que se calienta dos veces más rápido de lo normal.

 

UN SOLO BOSQUE EN UN SOLO PLANETA

Los incendios forestales no son fenómenos aislados: todos los árboles forman parte de un mismo ecosistema global. Juntos mantienen el clima estable, capturan inmensas cantidades de CO2, liberan oxígeno, crean agua y forman bosques que son el hogar de millones de personas y de la mayor parte de la biodiversidad de la Tierra.

 

Para WWF salvar los bosques y su biodiversidad siempre ha sido una prioridad, cada árbol cuenta y es un vital aliado en nuestra lucha contra el cambio climático. 

 

Cada año, en WWF trabajamos para:

  • Restaurar cientos de hectáreas y protegemos y gestionamos bosques en todos los rincones del planeta.
  • Denunciar las causas que están detrás del fuego y a quienes lo provocan.
  • Luchar contra el cambio climático.
  • Impulsar la creación de paisajes cortafuegos.
  • Proponer alternativas sostenibles al actual sistema alimentario, que a su vez alimenta los incendios y la deforestación.

 

PAREMOS ESTA OLA DE FUEGO EN ESPAÑA Y TODO EL PLANETA

Firma para pedirle a la Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que apruebe una Estrategia Estatal de Gestión Integral de Incendios que ponga la prevención en primer plano y que la dote de los recursos necesarios para su aplicación